Volvere a tenerte en mis brazos.

700.hq

No fue solo hasta ese momento en que volvería a tenerte en mis brazos.
Sentir la cálida brisa que sale de tu respiración.
Regresar hacia aquel día de invierno en que te sujetaba fuerte.
En los días en que descubría el paisaje de tus ojos.
Regresar a los días en que aprendí el sonido de tu vos.
Besaba tus labios otra vez una vez más.
Las risas nuestras retumbaban por la plaza entre las frías esculturas.
Aquellas hubiesen querido tomar vida para sentir tu frescura y compartir mi alegría.
Tus rizas aún siguen grabadas en la plaza.
Siempre reviviendo con cada aleteo de las gráciles palomas, con cada fresca brisa.
Quedaron impresas nuestras emociones en el aire de esta plaza.
Impregnada la atmosfera de dos amigos y amantes eternos.
Regresar hasta ese día y alcanzarte.
Alcanzarte en los sueños de invierno.
Nuestros sueños.
Alcanzarte en el abrazo tibio que nos unirá a través del tiempo.
Siendo el tiempo un vago suspiro de la eternidad, un pequeño vestigio de nuestra inmensidad.
Diez años después de tu ausencia, me tienes aquí sintiéndote tan cerca en esta plaza.
Tan cerca que siento tocar tus dedos.
Solo eso bastaría para hacer a este viejo feliz.
Solo eso bastaría, para que este viejo vuelva a hacer el amor una vez más.
Aun miro a las esculturas sintiendo que aquel día de invierno será eterno en sus miradas.
Aun nos veo aquí caminando, sabiendo ambos que el mundo no puede ser más perfecto.
Que el mundo no puede ser más enteramente nuestro.
Aprendí que la perfección nos acompañó también en las tormentas.
Tormentas magnificas que nos arrastraron a playas desconocidas.
Aun nos veo mi amor en esta plaza, abrazándonos una vez más otra vez.
No fue solo hasta este momento en que sé que te volveré a tener en mis brazos.

02/08/2013

Wladimir Ediron Jimenez Murillo

Advertisements