Haciendo el amor

55-18857-vintage_couple_19_quaddles_by_quaddles-1408041287

Son estos cálidos besos exploradores de tus campos.

Como naufrago hambriento mis labios bendecidos.

Besan los suaves mares entre tempestades que agitan los cuerpos.

 

No es cansancio ni dolor.

Cuando el fuego es permitido transmuta en una dulce melodía.

Melodías compinches del placer entre dos mortales.

Que alcanzan la eternidad entre respiros.

Descubriendo de a poco la inmortalidad en el cansancio consentido.

Consentido por dos almas transeúntes.

No teniendo más común los dos que un solo cuerpo.

Complacidos ambos en una danza que se mantendrá eterna entre cada suspiro.

 

Cuando los placeres combinados con el rosa de nuestros pechos.

Me obligan a tomar con mis manos esa suave silueta.

Mientras me sumerjo bendito entre tus cálidos paisajes.

Una mano escapa sedienta hacia tu rostro como un dulce norte.

Sediento de tus suaves cabellos.

Que como agua de manantial se pasean entre mis pérfidos dedos.

 

Entre el calor y el sentimiento predilecto que guardo mientras tu pecho anida en mis labios.

Siento tu corazón posarse en mi lengua.

Haciendo hogar en mi boca.

Pues invitando a tus suspiros y escuchando tus versos sin sonidos.

Decido ser voraz navegante.

Decido ser una apacible ave.

 

La luz tenue de las velas baila con la fresca noche.

Mientras tu posición es cautiva y amplia.

Prisionera y fervientemente amorosa.

Nativa de mis selvas y heredera de mis palacios.

 

Nuestras frentes se unen chocando las aguas de nuestras profundas lagunas.

Mantengo tus brazos como placidas almohadas de tu mundo.

En estos momentos el timon de la barca es tuyo.

Aquella barca se mueve entre profundos respiros cortados en diminutos momentos.

Que se vuelven eternos e intocables.

 

Transitan tus piernas como directoras de una cálida orquesta.

Fragancias que se mueven entre el aire.

Cuerpos desgastados por la luz de lo que envuelve la perfección.

Como siempre cuerpos que no nos pueden acompañar al banquete.

Terminamos tu y yo en una fiesta en que las formas se ignoran.

Formas que se dejan seducir por el camino que solo aguarda al tiempo.

Siendo vulgares vestigios del mundo.

 

En esta noche cobijo el alegre cansancio y placido agotamiento.

Dulces latidos que a cuenta gota se unen a los míos.

Estrecho a mi pecho mi tesoro más preciado.

Mi tesoro más amado.

 

Las marionetas una vez disfrutadas quedan reposando en la cama.

Nosotros aún estamos bailando entre las nubes y las estrellas.

Aún estamos entre suspiros creando nuevos luceros.

 

 

Wladimir Jiménez

16/08/2017

Advertisements

Cautivo

Es la encariñable devoción con la que ven tus ojos.

Placidos ébanos que caen en esta tarde veraniega.

Observando cual suaves cedas de olvido.

Que en las noches atrevidas cobijan tiernamente la luna.

 

Rogando y ahogado quedo cautivo en celdas de esos rosas.

Más de esa sonrisa caen perlas al vacío.

Pues de este pañuelo quedo yo eternamente convencido.

Que cual matices de un sueño como una nube transfigura.

Concluiría que la noche y los días como palomillas se suspenden cual pañuelos arribantes en el aire.

 

Fragancias y aromas de un corazón agradecido.

Que en el camino obsequia pétalos al alma.

A aquellos suaves piececillos que recorrerán la noche sin siquiera contemplar mi eterno día.

 

En tu congela sonrisa nos divide el basto tiempo.

Cómplice del mas cálido viento.

Para así agarrar mi piel en tus cabellos.

Que en un cálido hilo prenden nuestras miradas.

La emoción de un recuerdo esquivo.

La emoción de un distante extrañar.

 

Recordando esta tarde lo infiel de las palabras.

Palabras estas siendo un pálido reflejo de aquel color que te guardo.

Quedan errantes en la nada cuando introduces tus pies en mis lagunas.

Siendo estas el reflejo de un reflejo.

Que no coquetean ni a la distancia con mi verdad.

Verdad profunda en el mar de nuestros secretos.

 

Wladimir Jimenez.

16/08/2017

il_570xN.263650838

Apresurado

Muy rápido muy apresurado.

Como la ventisca salada que devora mis labios.

Como la lluvia que viene y toca las puertas de mi techo sin ser ella invitada.

Tan deprisa como si de un ingrato segundo dependiese.

Como si de un instante congelado de un singular tiempo acortado este colgara.

Acortado en un instante que se posa delicadamente en tus labios.

En mis labios.

Tan ínfimo y sin pensarlo tan delicado.

Mira que es bienvenido y a la ves intruso.

Una vida enredada como los cabellos de una nodriza.

Una espada brillante y fría que danza ante mi estrella de la noche.

Son aquellos tonos que sin avisar irrumpen el universo.

Mi universo.

Y es entonces cuando debo esconder al sol de los labios.

Cuando debo esconder las oraciones de mis labios.

Cuando más me es imposible esconder mi corazón de tus manos esta noche.

Así sin avisar.

Tan apresurado como la ventisca del desierto.

Tan apresurado que con una caricia toma desprevenida a mi luna.

Tan apresurado que el salado mar irrumpe nuestros labios mientras expiamos nuestros más ocultos pecados.

Una noche sin avisar vivo contigo en las estrellas mientras mis pies son fieles  amantes del suelo.

 

Wladimir Jiménez

29/04/2017

Julieta

(Mientras lees te recomiendo escuchar Meditation de J. Massenet desde el minuto 3:00 búscalo en YouTube con la siguiente descripción “Classical Venice Music Vol. 03 by Caffè Concerto Strauss | Venezia | Venedig | Venetian |”  lamentablemente no se puede copiar el link, pero no te vas a perder.)

Y sus cabellos no podían mentir.

Los cabellos de Julieta atrapaban mis dedos en las mañanas.

Se metían entre ellos como si sumergiese mis manos en la pileta de aquella plaza.

Atrapaba también mis recuerdos haciendo suya mi memoria.

Deje mi corazón en aquel viaje y lo deje entero.

Es acaso el viento quien te entregara mis mensajes Julieta?

Es acaso el entrelazar nuestros brazos un símbolo?

El cielo se partía mientras yo vivía dentro de ti escuchando tu más dulce melodía.

Escuchando tus suaves deseos.

Hablando con tus brillantes ojos.

Tú eres un concierto sin sonido el cual sin duda ame.

Rezando palabras dulces en tu frente comprendo que la vida y la muerte siempre serán la misma mentira.

El tiempo  me parece un triste acontecimiento y también una larga alegre bienvenida.

Porque seguimos cometiendo los mismos errores Julieta?

Los mismos errores vida tras vida.

Es entonces cuando decidí caminar hacia el único escenario que podía.

Puse mi bolso en mi hombro y empecé mi camino por ese sendero dejando a mis espaldas aquel pueblo.

 

Wladimir Jimenez

06/02/2017

 

Carta a Julieta de Verona.

ella 0013

Julieta, tu tan bella allá en ese balcón.
Inalcanzable y alcanzable.
Julieta, querida amada, aconseja a mi corazón.
Pero extrañamente mi alma esta en paz.
Alíate del destino, que parece que corre en mi contra, divina Julieta.
Julieta existe el amor?.
El amor a primera vista?.
Que piensas del amor a primera vista?.
Es posible acaso?.
Ese pensamiento abofetea tan duro mi razón.
La hunde, la cuestiona, la ridiculiza.
Sin embargo, allí esta esa posibilidad.
Tan viva esa posibilidad en mi corazón que inunda mi razón.
Julieta de Verona las noches no me bastan.
Mi corazón encuentra reposo seguro en recordar su rostro.
Sus movimientos firmes, suaves y sutiles.
Su rostro bello, con sus tiernos ojos unidos a las estrellas.
Julieta, mi corazón anida miedo de que sea rechazado.
Y si solo son pensamientos ilusionados?.
Es muy probable querida Julieta.
Realmente es muy probable.
Debería dejar el pasado y embarcarme en una nueva aventura.
No lo sé Julieta.
Debería ser como Romeo.
Temerario y enfrentarse al mundo por su amada, su amor.
! Lo seré Julieta ¡ y es mas ya he empezado.
La volveré a ver, te prometo que la volver a ver.
Existe el amor Julieta?.
Existe el verdadero real y tierno amor?.
Solo le pido a Dios que sea así, Julieta de Verona.
Porque  Adán se perfecciono en Eva, querida Julieta.
Adán se perfecciono en Eva.

Wladimir Ediron Jiménez Murillo

19/03/2013

P.D.

Inspirado en la película “cartas a Julieta”.
Creo que todos tenemos dentro un romántico obstinado y empedernido.
Aunque muchas veces no lo dejemos libre.
Esta allí, esperando el momento para salir, como Romeo a ver a su Julieta.
Porque a veces es bueno un poco de eso que llamamos cliché.
Porque a veces un te amo no está de menos.
Porque a veces un amor a primera vista puede existir.
Puede ocurrir.
Y ese momento es eterno, es incorruptible.
No lo marchita el tiempo.
pues encuentra refugio seguro en las estrellas.
El amor de dos se rige por otras leyes.
Podría un amor así, ser ridículo?, pero en buena hora que en los terrenos del corazón no existe el ridículo.
En buena hora que en los terrenos del corazón existes tú, mi amor.

Cartas a Julieta.