Siluetas de Amor

(Recomiendo escuchar esta música mientras lo lees, acá el link https://www.youtube.com/watch?v=mXttp8_xSHQ)

Camine un día por ese bosque desolado con árboles sombríos.

Arboles de esos que en la noche dibujan siluetas de miedos que aun desconoces.

Camine por aquella ciudad gris con aceras vacías.

Respire sobre ese suelo inerte el cual no podía sostener mi aliento.

Respire sobre aquel suelo mientras ríos de plata surcaban mi rostro, mi cuerpo, mi alma.

Toque con mi piel sueños que se rompieron con cada aliento.

Con cada suspiro que entregue los arboles sombríos me atrapaban.

Mientras caminaba mirando hacia el único lugar que conocía, encontré un regalo.

Tierna flor en medio del tenue bosque.

Sentí su sonrisa amable y su invitación a mirar lugares desconocidos.

Una mano cálida tomo mi corazón con la delicadeza de esa tierna niñita.

Recordé un zapatito que encontré en la playa el cual llevará nuevos recuerdos.

Recuerdos de un sol y una luna que se buscan sin cesar.

Recuerdos de una tierra que es testiga.

Recuerdos del amor, del viento y la sal.

Recuerdos del tiempo y sus laberintos.

Respire tan profundo que escuche un concierto salir de mi interior.

Las estrellas miraron a mis ojos y aquella manita tomo mi corazón.

Mis manos derecha e izquierda estaban llenas mientras las calles grises tomaban color.

Los bosques nos empaparon de su verdor mientras las nubes alegres jugaban con el viento

Sonatas que los tres no olvidaremos.

Un baile alegre en la lluvia de invierno.

Los Arboles se convirtieron en maestros y estudiantes.

Nos miramos los tres y ya nuestros corazones los había tomado la vida.

Entramos en aquella ciudad en la que ahora había mucha gente vistiendo de muchos colores.

Vistiendo de muchas sonrisas.

Que deseo tan absurdo de querer ver sombras donde solo podría haber color.

Que deseo tan tonto de querer ver oscuridad donde solo podría haber luz.

Nos acunclillamos los dos abrazados y hablamos contigo.

Tome tu barbilla y mire tus avellanados ojos.

Pestañeaste y un viento fresco acaricio nuestro rostro.

Hablamos contigo pero ni siquiera podíamos mover los labios.

Con una mirada te dejamos jugar y fuimos parte del bosque en el que se dibujaban siluetas de Amor.

Siluetas de Amor para que juegues en toda tu eterna vida.

 

Wladimir Jiménez

08/02/2017

Advertisements